Cuidar las carillas dentales

Las carillas dentales no precisan de cuidados especiales, pero debemos seguir un mantenimiento preventivo para preservarlas intactas por mucho tiempo. Generalmente el mantenimiento de las carillas dentales se realiza cuando se asiste a las citas de control periódicos en el centro asistencial donde fue tratado.

Pasada una semana de la colocación de las carillas dentales, se debe volver al consultorio para una revisión y evaluación de la adaptación en la boca del paciente. A partir de este momento se deben plantear varias citas al año, para comprobar el estado y evolución de las carillas.

Sin embargo las carillas suele mancharse con el tiempo. Si el paciente tiene hábitos de café y cigarrillos será más propenso a mancharlas.

Recuerde que el mantenimiento de nuestras carillas dentales dependerá del cuidado que tengamos de ellas. Si bien es cierto que la porcelana es inmune a las caries, también puede dañarse por otras causas.

Siguiendo los consejos que le presentamos a continuación, podrá mantener sus carillas dentales como si fuera el primer día.

cuidar las carillas dentales

Asista al control dental

Se debe ir al menos una vez al año a chequearse las carillas, el odontólogo le hará una limpieza a fondo para eliminar las acumulaciones de sarro.

Si usted comienza a presentar manchas en las carillas dentales, deberá solicitar al odontólogo un pulido. Éste aplicará una goma o pasta de pulir composite y de esta manera podrá recuperar su aspecto inicial.

Evite fumar

El tabaco es un enemigo de los dientes, los mancha dejando un color amarillento. Su efecto sobre las carillas dentales es la misma. Si usted es fumador activo, aquí tiene una razón más para dejarlo.

Sea cuidadoso al morder

Las carillas dentales se colocan principalmente en los dientes frontales con los que inicialmente mordemos. Es importante evitar morder alimentos muy duros porque podría desprender, rasgar o destruir la carilla.

Muchas personas tienen el mal hábito de cortar o sostener objetos con los dientes, es momento de eliminar estas costumbres porque se corre el riesgo de dañar las carillas dentales.

Cepillarse regularmente

El mejor habito que se puede tener para el cuidado, salud e higiene bucodental y también para mantener limpias tus carillas dentales es cepillarse periódicamente. Debemos cepillarnos por lo  menos 5 veces diarias: al despertar, al ir a la cama y después de cada comida (no esperar más de una hora).

Es importante seguir la técnica correcta al momento de cepillarse. Recuerda que aunque lo hagas las veces necesarias, pero no adecuadamente, el resultado no será el esperado. Es mejor la calidad del cepillado que la cantidad.

Debemos comenzar por elegir un cepillo de cerdas suaves, de manera que no se maltraten las carillas dentales. El mismo debe ser reemplazado cada 3 meses.

No rechinar los dientes

Muchas personas tienden a apretar las mandíbulas de manera constante, bien sea por estrés o por tensión, también puede deberse a dolores de cabeza. Apretar las mandíbulas y hacer rechinar los dientes constituyen el mayor enemigo de las carillas dentales, por ello si usted sufre de bruxismo será mejor no colocárselas, hasta que el problema sea resuelto.

Utilizar hilo dental

El correcto uso del hilo dental ayuda a remover placa y restos de comida en lugares donde el cepillo no alcanza, como debajo de las encías y entre los dientes. Cuando se usan carillas dentales es aún más importante el uso del hilo, ya que estas pequeñas partículas pueden ocasionar cambios de coloración y hasta desprendimientos.

Aparte de los inconvenientes que pueden ocurrir sobre las carillas, esta acumulación de placa puede ocasionar problemas en las encías y caries.

Prevenir daños

Se deben eliminar los hábitos de abrir envoltorios de alimentos con los dientes,  morder hielo o comerse las uñas. Estas costumbres causan erosión en los dientes e incluso pueden crear grietas. Cuando se usan carillas dentales se debe ser más cuidadoso en este aspecto.

Mantener el color

Existen alimentos cuyo consumo prolongado pueden cambiar el color, sobre todo en aquellas personas que usan carillas de composite (las carillas de porcelana son más resistentes al cambio de color).

Evite consumir alimentos que cambien el color de las carillas como:

  • El café.
  • El Té.
  • Vino blanco y tinto.
  • Refrescos (sobre todo los de cola).
  • Las salsas de soja, kétchup o mostaza.
  • El vinagre, no solo mancha sino que perjudica el esmalte.
  • Curry
  • Frutas de color fuerte como los arándanos y las moras.
  • Caramelos, aparte de cambiar la coloración inducen las caries.

Cuidado al practicar deportes

Si practicas algún deporte en el que puedas recibir impactos, lo mejor será usar un protector bucal. Las carillas no están diseñada para soportar golpes fuertes, se pueden desprender e incluso romperse.

En algunos deportes es obligatorio el uso de estos protectores por tener alto riesgo de sufrir lesiones en la boca como el boxeo, las artes marciales, fútbol americano, etc. Sin embargo se debe utilizar protector bucal en cualquier actividad que implique contacto físico o colisión, a fin de cuidar lo mejor posible las carillas dentales.

Sin comentarios